viernes, 30 de enero de 2015

Baba ganoush بابا غنوج


Ya sabéis que me encanta la berenjena, y hace mucho tiempo que tenía ganas de prepararla de la forma que os traigo hoy, en baba ganoush. 
El baba ganoush بابا غنوج es una especie de puré de berenjena muy popular en Oriente Medio, al que se le suele incluir tomate y cebolla además de diversas especias. En Egipto se prepara sin las verduras, solo la berenjena, añadiendo tahini y especias, y esa es la versión que he preparado yo. En el resto de Oriente Medio esta versión se conoce como Mutabbal متبل
Queda genial como entrante, servido con diferentes panes, verduras o frutas. A mí personalmente, la opción de la fruta me tiene maravillada. EL sabor dulce de la fruta (manzana, pera, uva...) queda estupendo en contraste con el de la berenjena especiada y el tahini. Una delicia!



       INGREDIENTES 
  • 1 o 2 berenjenas (según tamaño)
  • 3 cucharadas de tahini
  • 1 - 2 dientes de ajo
  • 1 - 2 cucharaditas de comino
  • 1 pizca de pimienta cayena (o pimentón dulce si queremos evitar el toque picante, aunque es muy poquito)
  • Sal
  • Pimienta
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Zumo de medio limón
  • Para decorar: aceite de oliva, pimentón y semillas de sésamo



        PREPARACIÓN 


- Esta receta en sencillísima. Lo que lleva más tiempo es asar la berenjena, pero después no es nada. Así que empezamos colocando las mismas en una bandeja, enteras, con unos cortes profundos para que se hagan bien por dentro, y horneamos a unos 200º C hasta que estén bien hechas y blandas por dentro. La piel quedará bastante quemada, pero es normal.





- Cuando estén listas las dejamos enfriar para poder pelarlas sin problemas. La piel sale casi sola.







- Una vez lista la berenjena, la ponemos en un baso de batidora o procesador de comida y añadimos el resto de ingredientes. Batimos bien hasta que nos quede un puré homogéneo y ya está listo.


- Para servir, colocamos nuestro baba ganoush en un bol y rociamos un hilillo de aceite de oliva. Espolvoreamos un poco de pimentón y unas semillas de sésamo. Yo lo acompañé con knækbrød, (pan tipo cracker), y bastoncitos de zanahoria y manzana. Queda riquisímo, tanto recién hecho como frío, refrigerado. De empezar a comer y no parar! Ñam! :)



Qué lo disfrutéis! :)


Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina


martes, 27 de enero de 2015

Tajín de pollo con dátiles y almendras


Hace mucho tiempo que quería tener un tajín. Es verdad que los guisos que se preparan en este recipiente también se pueden hacer en una cacerola... pero no se... no es lo mismo. En fin, que tenía muchas ganas y, por fin, estas navidades lo conseguí gracias al papá más maravilloso del mundo, que se lo curró y me hizo un super regalazo compuesto por un montón de cosas de cocina y cuya estrella principal era el tajín. Qué ilusión me hizo! Gracias papá! Espero poder prepararte uno muy pronto!!!

Bueno, pues con el tajín ya en mi poder... ya estaba tardando! que se dice :) Así que me dije que no podía demorarlo más, tenía que estrenarlo. Y por supuesto, no podía ser de cualquier manera. Tenía que ser algo especial, que para eso había esperado tanto y me hacía tanta ilusión... Lo tuve claro: si de alguien me fío en cuestión de cocina, y especialmente en cocina arábe, tajines y cosas por el estilo... si hay alguien que nunca me ha fallado con sus recetas: ni una sola me ha decepcionado pero sí lo contrario, me han sorprendido y encantado muchas... es mi querida amiga Bergua. Así que me fuí corriendo a su estupendo blog, a cotillear sus recetas de tajín. Me costó decidirme porque todas tenían una pinta superior, pero al final me decanté por la que os traigo hoy: pollo con dátiles y almendras. Tengo que reconocer que al principio no estaba muy convencida... lo de los dátiles no sabía yo.... son taaaan dulces... nunca me ha gustado mucho comerlos así, directamente, precisamente por eso, pero como ya os digo que tengo total confianza en ella, y resaltaba lo RIQUíSIMO que quedaba, me decidí. 

Qué puedo decir! No encuentro palabras suficientes para describir lo increíblemente bueno que está este tajín! Nunca había probado nada parecido. QUÉ ABSOLUTA DELICIA!!! De verdad, me quedo sin palabras! Con deciros que la receta era para 3-4 y mi chico y yo lo devoramos todo de una tacada. Y tan frescos! Definitivamente superior, esta receta se ha ganado un lugar de honor en mi cocina. Gracias bonica! ;)

Para 3 - 4 personas (muy posiblemente será para menos, ya lo veréis =D)





       INGREDIENTES 
  • 650 gramos de pechuga de pollo
  • 1 cebolla grande
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de jengibre fresco 
  • 80 gramos de almendras crudas (con o sin pelar)
  • 150 - 200 gramos de dátiles sin hueso
  • 250 - 300 ml de agua + una pastilla de caldo de verduras (o caldo si lo tenéis hecho)
  • 3 cucharadas de miel (me dí cuenta al momento que se me había terminado y puse jarabe de achicoria. Quedó perfecto, no se notó el cambio, y encima "sugar free")
  • Aceite de oliva
  • Cilantro fresco
  • Hojas de menta fresca
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharadita (colmada) de comino en polvo
  • 1 y 1/2 cucharadita de colorante alimentario o hebras de azafrán (yo puse cúrcuma, que es lo que tenía)
  • Sal
  • Pimienta negra molida




        PREPARACIÓN 

 

- Doramos el ajo y el jengibre picados muy finitos (o prensados, el jengibre en mi caso) con un poquito de aceite en una sartén. Reservamos.




- Salpimentamos las pechugas y las doramos un poco en la misma sartén de antes, con el aceite del ajo y el jengibre. Reservamos.






- Ponemos a calentar el tajín encima de la placa difusora (al principio, el tajín tarda bastante en calentarse, es normal) y añadimos un poco de aceite. Cuando esté caliente, ponemos a pochar la cebolla cortada en tiras. Si ponemos la tapa, se hará antes.




- Cuando la cebolla esté lista, colocamos el pollo encima y lo rociamos con la mezcla de ajo y jengibre que habíamos reservado previamente.





- En un recipiente mezclamos (lo podemos tener preparado de antes) el agua y la pastilla de caldo con la sal, la pimienta, la canela, el comino, el colorante y un buen puñado de cilantro fresco picado (este último también lo podemos añadir en el siguiente paso si preferimos). Removemos y vertemos la mezcla sobre el pollo.


- Dejamos un rato hasta que se caliente, empiece a hervir. Mientras tanto, tostamos las almendras en una sartén bien caliente. Yo no tenía almendras sin pelar y no me daba tiempo a escaldarlas para poder pelarlas fácilmente, así que las puse tal cual y no importó nada. La piel no nos molestó en absoluto. Ni la notamos.




- Añadimos las almendras la tajín, el cilantro (si no lo habíamos puesto antes), la miel (o sirope de achicoria).





- Por último, colocamos los dátiles con cuidado, tapamos y dejamos cocer a fuego lento-medio  durante 35 - 45 minutos (yo, como primeriza, no lo controlé tan bien y quizás estuvo algo más fuerte. No importó nada, en cuanto a sabor y grado de hechura de la carne, por ejemplo. Solo se notó en que los dátiles quizá, quedaron algo más deshechos, alguno. Y que se me descoló la presentación, jeje. pero nada más. Solo afectó un poco a la presentación).
Pasados 30 minutos añadimos unas hojas de menta, y si sigue muy líquido, dejamos destapado el tiempo restante de cocción. Cuando esté listo retiramos del fuego y dejamos reposar unos minutos antes de servir.
Yo lo acompañé de cuscús hervido y judías verdes para hacer un plato super completo. Y pan, claro! La salsa lo merece! :D




 Qué lo disfrutéis! :)



Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina



lunes, 26 de enero de 2015

Revuelto de puerros con jamón




Hoy vuelvo con otro revuelto. En esta ocasión la idea me la dio mi cuñada Ana: puerros y jamón ibérico. Mira que nos lo esperábamos bueno... pero no, bueno no, de escándalo! Desapareció del plato en un santiamén. Qué delicia! Al terminar mi chico me miró con cara de decepción al ver que no había más. Yo le di la razón, jeje :) Gracias cuñada, menuda cenita nos pegamos a tu costa! :)

Las cantidades son un poco a ojo, pero más o menos para 2 - 3 personas:




       INGREDIENTES 
  • 4 huevos XL o 5 - 6 M/L
  • 2 - 3 puerros
  • Jamón (si es ibérico mejor)
  • Sal
  • Aceite de oliva



        PREPARACIÓN 



- Primeramente ponemos a pochar los puerros cortados en rodajitas finitas en una sartén con un poco de aceite. Cuando empiecen a hacerse salamos al gusto.




- Cuando los puerros estén bien hechos, añadimos el jamón cortado en taquitos o lascas pequeñas (como siempre si es ibérico, como fue el caso, mucho mejor).

Removemos bien y dejamos un minuto más.




- A continuación, batimos los huevos y les añadimos un poquito de sal. Cuidado con pasarse. ya que hemos puesto los puerros y el jamón es bastante salado de por sí.






- Añadimos los huevos a la sartén y vamos removiendo según se vayan cuajando. Que se mezcle todo muy bien. Cuando estén cuajados a nuestro gusto, retiramos del fuego y servimos.









- Esta vez me apeteció servirlo en plan "restaurante elegante", jeje, y utilicé unos aros de emplatar circulares que me regaló mi suegra y que me encantan. Para darle el toque final puse unos trozos de jamón por encima. Verdad que quedó chulo?! y sobre todo delicioso :)




Qué lo disfrutéis! :)


Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina


domingo, 25 de enero de 2015

Salmón en papillote con verduras


Una de las formas más sanas de cocinar y, en mi humilde opinión, también más sabrosa, es el papillote. Envolvemos los ingredientes en papel, normalmente de aluminio, y se cuecen en su propio jugo, parecido a cuando cocemos al vapor. De esta manera mantienen mucho mejor todas sus propiedades y nutrientes, y no se secan. Quedan platos muy jugosos. A mí me encanta. Súmale que además es sencillísimo y bastante rápido, y para qué quieres más. En esta ocasión, le tocó el turno al salmón que, hecho así, queda especialmente rico. Con la guarnición de verduritas pochadas ya ni os cuento! Ñam! :)
Para dos:



       INGREDIENTES 
  • 1 lomo de salmón (unos 400 gramos)
  • 1 cebolla de buen tamaño
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • Aceite de Oliva
  • Zumo de limón
  • Eneldo fresco o seco
  • Salvia
  • Pimienta negra molida
  • Sal



        PREPARACIÓN 



- Empezamos cortando la cebolla en tiras finas. Calentamos un poco de aceite en una sartén y doramos la cebolla.







- Cuando la cebolla haya cogido algo de color, añadimos el pimiento, también cortado en tiras, y cocinamos hasta que quede todo hecho.






- Ponemos papel de aluminio en una fuente de horno, pintamos con un poco de aceite y cubrimos con el pochado de verduras.






- Ahora preparamos el salmón: salpimentamos al gusto y lo ponemos encima de las verduras. Añadimos también un poco de salvia, un buen chorro de limón y terminamos decorando con un poco de eneldo fresco. Cortamos el limón exprimido en trozos y los añadimos.



- Juntamos los extremos del papel y lo cerramos, haciendo un paquetito, y lo metemos al horno ya caliente a unos 200º C durante 15 minutos más o menos.

- Pasado el tiempo, sacamos el papillote y lo abrimos con mucho cuidado ya que saldrá todo el vapor de golpe y podría quemarnos. Además el papel estará bastante caliente, claro.


- Abrimos, pasamos el pescado y las verduras a una fuente y servimos. Ya veréis que rico! Se deshace en la boca :)





Qué lo disfrutéis! :)


Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina



viernes, 23 de enero de 2015

Solomillo de cerdo a la mostaza con guarnición de quinoa con pasas


La receta de hoy es otra de las de mi casa de siempre y mi madre la borda. Hacía mucho que no la preparaba, y tuve que molestarla con whatsapps y mensajes para que me recordara los detalles, jeje, y gracias a su ayuda (mami, eres la mejor!) me salió deliciosa, como siempre que la hace ella :)
La mostaza da un sabor fantástico a la carne, y la guarnición que le puse (qué buena idea fue ponerle pasas a la quinoa!) le va que ni pintada, para un plato único sensacional. 
Para 2 o 4 personas (según tamaño de la pieza de carne):



       INGREDIENTES 
  • 1 solomillo de cerdo (en mi caso era de unos 600 gramos)
  • 3 cebollas medianas- grandes (nunca hay suficiente cebolla!)
  • Mostaza (la que os guste)
  • Aceite de Oliva
  • Vino blanco
  • 1 hoja de laurel
  • Sal
  • Quinoa
  • Pasas sultanas o de corinto (las pequeñas)




        PREPARACIÓN 



- Salamos el  solomillo y lo cubrimos con mostaza, más o menos según la intensidad de la mostaza.






- Calentamos un poco de aceite en la olla (lo haremos en la olla express) y doramos el solomillo por todos los lados. 






Cuando la carne haya cogido color, añadimos las cebollas previamente cortadas en tiras finas. Las removemos un poco y esperamos hasta que empiecen a pocharse un poco. 






- A continuación añadimos un buen chorro de vino blanco. Que no llegue a cubrir la carne totalmente, pero bastante. Añadimos también una hoja de laurel (fundamental! =D).





- Cuando veamos que el vino está bastante caliente, incluso que empieza a hervir, cerramos la olla y lo dejamos 20 minutos si es la olla tradicional, 10 si es la rápida, a partir de que empiece a salir vapor por la válvula.


- Pasado el tiempo, retiramos del fuego y esperamos a que se enfríe y salga todo el vapor, abrimos y sacamos la carne a una bandeja para que se enfrie un poco y la podamos cortar sin que se rompa. 






- Mientras tanto preparamos la quinoa. Como en esta ocasión le puse pasas, lo primero que hay que hacer es calentar un poquito de aceite en una cacerola (muy poquito) y saltear las pasas.





- Seguidamente, lavamos bien la quinoa con agua fría, para quitarle el amargor, y ponemos en la cacerola 2 partes de agua (o 2,5) por cada parte de quinoa. Yo pongo una tacita por persona más o menos, y 2 de agua. Si me hace falta más, añado un poco más después, sobre la marcha. Cuando el agua empiece a hervir, tapamos la cacerola, bajamos a fuego medio y dejamos cocer unos 15 minutos. Lo mejor como siempre es vigilar y probar. Cuando le salga el "rabito", ya sabéis, ese que le sale a la quinoa al cocerse, es que está lista. O la probáis. Que quede al dente. No la queremos dura pero tampoco demasiado blanda.




- Cuando tengamos lista la quinoa y la carne cortada, servimos uy a disfrutar. Una maravillosa y completa comida que hará las delicias de cualquiera!





Qué lo disfrutéis! :)



Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina