jueves, 26 de febrero de 2015

Ensalada templada de remolacha y puerros


Otra vez ensalada y otra vez Ottolenghi. Y es que las ensaladas que inventa este cocinero me ENCANTAN. Con mayúsculas, sí :) El contraste de sabores que ofrecen, la originalidad, los colores, completas, nutritivas... y deliciosas. La que os traigo hoy me gusta especialmente. La hice para una ocasión especial y fue todo un éxito, de presentación y degustación. Espero que os guste! 
Para 4:



       INGREDIENTES 
  • 3 - 4 remolachas de tamaño medio (unos 600 gramos después de cocinar y pelar)
  • 3 - 4 puerros de tamaño medio (unos 360 gramos)
  • 15 gramos de perejil de hoja plana (cilantro en la receta original. A mí no me quedaba... ay!)
  • 25 gramos de mezcla de lechugas baby (rúcula en la receta original)
  • 50 gramos de granada para decorar (más o menos media pieza). En la receta original está puesto como opcional, pero a mí me parece imprescindible. Qué bien queda!

       Para el aliño de nueces (que quita el sentido! Qué rico!):
  • 100 gramos de nueces
  • 3 - 4 dientes de ajo 
  • 1/2 cucharada de aceite de sésamo (aceite de nuez en la receta original)
  • 2 y 1/2 cucharadas de aceite de oliva (aceite de cacahuete en la receta original)
  • 60 ml (4 cucharadas) de Vinagre de Jerez (vinagre de sidra en la receta original)
  • 2 cucharadas de agua con limón (con un chorro de limón, a ojo. En la receta original ponen agua de tamarindo. Como yo no tenía donde encontrarla, me dio por probar así. Quedó muy bien)
  • 1/4 cucharadita de copos de chile
  • 1 cucharadita de sal




        PREPARACIÓN 



- Esta ensalada requiere algo de tiempo de preparar, principalmente porque la remolacha tarda bastante en hacerse. Así que empezamos envolviendo individualmente cada remolacha en papel de plata y asándolas en el horno ya caliente a 220º C. Necesitarán entre 60 y 90 minutos, dependiendo de su tamaño. Estarán listas cuando al cortar o pinchar con un cuchillo este atraviese la carne fácilmente. Las sacaremos entonces del horno y las dejaremos enfriar.





- Una vez frías las remolachas, las pelamos y las cortamos en gajos más bien gruesos. Las ponemos en un bol y reservamos.





- Por otro lado, limpiamos los puerros, los cortamos en trozos grandes y los cocemos en agua con un poco de sal, unos 10 minutos, hasta que estén tiernos. Intentad no pasaros con el cocinado para que no se os deshagan. Los escurrimos bien y los pasamos por agua fría para quitarles el exceso de calor. A continuación, si hace falta, los cortamos un poco más, si los trozos han quedado excesivamente grandes. Los ponemos en un bol.




- Mientras se hacen las verduras preparamos el aliño, mezclando todos los ingredientes: incluyendo las nueces troceadas groseramente y el ajo prensado. Dejamos reposar 10 minutos para que se mezclen bien todos los sabores y aromas.






- Pasado el tiempo dividimos el aliño entre los dos boles, de remolacha y puerros. Hacemos lo mismo con el perejil o el cilantro picado y removemos muy bien en cada bol, para que se mezcle todo bien. Probar y corregir de sal en caso necesario.




- Ya solo nos queda montar la ensalada y para ello empezamos poniendo la mayor parte de la remolacha aliñada en un plato o fuente grande. 







- A continuación ponemos un poco de la mezcla de lechugas (que habremos lavado y escurrido muy bien antes), seguido de parte de los puerros. 





- Ahora volvemos a poner remolacha, lo que quede, y terminamos con los restos de lechuga y puerros. Espolvoreamos con los granos de granada y lista. Servimos y a disfrutar! Verdad que queda bonita?! Y ni os imagináis lo rica que está! Qué mezcla de sabores! Cada vez que lo pienso.... Ummm! Una verdadera joya! :)



Qué la disfrutéis! :)


Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina



martes, 24 de febrero de 2015

Revuelto de espárragos trigueros


Hoy vuelve a tocar revuelto. En esta ocasión os traigo uno que solíamos hacer mucho en mi casa, con espárragos trigueros. Los verdes, vamos. Normalmente mi madre lo hacía casi como una tortilla, uno individual para cada uno, pero yo esta vez lo hice en forma de revuelto tradicional, que es más rápido y así no se le queda frío a nadie. Super sencillo y super rico. Lo tengo que hacer más a menudo! :)
Para 2:



       INGREDIENTES 
  • 1 manojo de espárragos trigueros (los verdes), mejor cuanto más finos.
  • 5 o 6 huevos M/L (4 si son XL)
  • Sal
  • Aceite de oliva



        PREPARACIÓN 



- Lavamos bien los espárragos y los cortamos en trozos de unos 3 o 4 centímetros de longitud. Los ponemos en una cacerola y los cubrimos con agua. Añadimos un chorro de aceite y un poco de sal y los cocemos a fuego suave hasta que queden tiernos.






- En un bol batimos los huevos con un poco de sal.










- Escurrimos muy bien los espárragos los añadimos a los huevos.






- Calentamos un poquito de aceite en una sartén y vertemos la mezcla.






- Con movimientos suaves vamos removiendo hasta que cuajen los huevos a nuestro gusto. Cuidando de mezclar bien para que quede todo bien integrado y no los huevos por un lado y los espárragos por otro. 





- Cuando esté listo, servimos y a comer! Cuidado con no abalanzarse (aunque se que cuesta), porque está muy caliente!




Qué lo disfrutéis! :)


Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina



sábado, 21 de febrero de 2015

Tapilla asada - el plato estrella de mi madre (unos de ellos)



En el título os lo digo todo, un gran clásico en mi casa de siempre, uno de los platos estrella de mi madre. No digo el primero porque no sería justo para los otros platos deliciosos que prepara, pero sin duda está en el top. Una carne fantástica, de calidad, es el primero de los secretos (a voces) para que salga de lujo, y luego la mano... la de mi madre, que yo he intentado emular aquí y que, he de decir, se acerca mucho, mucho a la suya, aunque esté mal que yo lo diga, jeje. Este plato, que era y es famoso entre nuestros familiares y amigos cuando vienen a casa, un éxito seguro siempre, la famosa "carne con verduras" de mi mami, la sirve, como digo, con verduras rehogadas. Muchas: guisantes con jamón, judías verdes, espinacas, alcachofas, pimientos asados y patatas fritas. Doble mérito porque se pasaba, y se pasa, una eternidad en la cocina pelando alcachofas y judías para todos los que somos, muchos. Y bueno, al menos el esfuerzo siempre da recompensa porque ni una sola vez le ha salido por debajo del excelente. Una carne tierna, tierna, con un sabor delicioso, la guarnición de cebollitas que a mí me vuelve loca y las maravillosas verduras. Un plato completo, sano, sencillo y absolutamente delicioso! Gracias mamá! :)



       INGREDIENTES 
  • Una pieza de tapilla de ternera (o cualquier cosa similar)
  • Cebollas, mejor de las francesas pequeñitas, que quedan fantásticas (y muchas! Nunca, nunca sobrarán cebollas pero sí faltarán =D )
  • Aceite de oliva
  • Vino blanco 
  • Mostaza
  • Sal




        PREPARACIÓN 





- Empezamos poniendo un poso de sal a la carne y rebozándola con mostaza. Esto dará un sabor fantástico a la carne, ya veréis! 






- Ponemos un chorrito de aceite en el fondo de una bandeja, colocamos la carne y le echamos otro chorro de aceite por encima y la metemos al horno precalentado a 200ºC para dorarla.





- Mientras tanto, pochamos las cebollas cortadas en rodajas (si son las francesas pequeñitas, en rodajas no muy finas, las cortamos por la mitad o en tres trozos nada más) en una sartén con un poco de aceite.






- Cuando estén listas las cebollas y la carne dorada, bajamos el horno a 180º C, echamos las cebollas en la bandeja con la carne y vino blanco a discreción y horneamos. 





- El tiempo dependerá del tamaño de la carne. Para que os hagáis una idea, mi pieza era de 1,3 kg y la tuve 1 hora más o menos. Lo mejor es que vigiléis y de vez en cuando (yo diría que a partir de los 45 minutos en un trozo como el mío) pinchéis el interior. Si veis que sigue saliendo mucho líquido sanguinolento, muy rojo, la dejáis más tiempo. En cualquier caso, no conviene que quede muy hecha, aunque eso va en gustos, claro. Queda mejor, más tierna, si al final el centro está algo rosado. Además, tened en cuenta, que cuando saquéis y cortéis la carne en filetes, ésta se seguirá haciendo un poco en la bandeja, todavía muy caliente. Cuidado no se os pase en este momento!

- Cuando la carne esté lista, la sacamos a la mesa, cortamos en rodajas del grosor que nos convenga y servimos. Para ser mi primera vez, quedé muy contenta con el resultado. Aún me queda para llegar al nivel de mi madre, pero quedó muy rica, rosadita y tierna. Para mi gusto, por ponerle un "pero", habría quedado mejor algo más crudita, solo un poco más, porque como os digo, al cortarla y sacarla a la mesa, sigue haciéndose con el calor de la bandeja. Aún así estaba divina. 

La acompañamos con las verduras (en mi caso todo muy limitado y congelado, ya que aquí no es nada fácil encontrar esos productos frescos. Pero bueno, hicieron el apaño), patatas y pimientos asados y nos quedó un auténtico banquete en la mesa. Rico, rico... como si estuviera en casa :)



Qué la disfrutéis! :)


Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina


viernes, 20 de febrero de 2015

Tostas hawaianas


El otro día no tenía ni muchas ganas ni ideas para la cena, y mi chico me propuso unas tostas que comían de vez en cuando en su casa y que estaban muy buenas. Pues buenas no, buenísimas! Unas tostas hawaianas con pavo, piña y queso. Como yo no puedo tomar piña en almíbar, a las mías les puse pera en almíbar sin azúcar. Es que piña solo la encuentro con azúcar, pero pera y melocotón  sí los encuentro en versión "sugar free" :)
En cualquier caso, no será igual pero quedaron riquísimas. Así que si no os va la piña u os apetece cambiar, probadlas también con pera. Ya no pega mucho lo de "hawaianas" pero, qué más da! :)




       INGREDIENTES 
  • Un buen pan, en mi caso integral con semillas de calabaza (pan de molde hace muy buen apaño también)
  • Piña en almíbar (o pera, o lo que os guste!) Con os sin azúcar :)
  • Lonchas de pavo (o jamón de york)
  • Queso en lonchas





        PREPARACIÓN 


- Cortamos las rodajas de pan y las tostamos un poco.






- A continuación colocamos una loncha de pavo sobre cada rebanada de pan.






- Ponemos una rodaja de la fruta en almíbar sobre el pavo. Yo hice unas con piña para mi chico y las mías con pera.





- Por último colocamos una loncha de queso sobre cada tosta, y metemos al horno, en la parte de arriba del todo hasta que se derrita el queso y se dore un poco. Mis lonchas de queso eran de esas de las que no se doran o tardan una eternidad, así que cuando vi que estaban muy fundidas las saqué.



- Y ya tenemos lista la cena. El contraste del dulce de la fruta en almíbar, con el salado del jamón y la cremosidad del queso quedan increíbles! Facilísimas, rapidísimas y sobre todo: riquísimas!



Qué las disfrutéis! :)


Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina





jueves, 19 de febrero de 2015

Boller i karry - albóndigas en salsa de curry, un clásico danés


Pues aunque pueda parecer sorprendente (o al menos a mí me lo pareció la primera vez que oí hablar de este plato), éste es todo un clásico danés. Y es que aquí adoran el curry. Hacen mil cosas con él: salsa remoulade, ensalada al curry, arenque en salsa de curry, etc... Y las boller i karry, las albóndigas en salsa de curry, que son una delicia. 
Me llamó la atención también que en esta receta las albóndigas se cuecen. Yo siempre las he visto y cocinado fritas o al horno, y luego sí se cuecen un poco en la salsa final, pero nunca cocidas en agua. Pues quedan genial. Muy jugosas.
No se porqué se me metió en la cabeza que se hacen con pollo, así que compré la carne y al ir a hacerlas y revisar la receta que había elaborado basándome en varias que había visto con anterioridad, vi que se suele poner mitad ternera mitad cerdo. Pero os digo, las hice con el pollo y quedaron super ricas. Muy tiernas y jugosas. Así que elegid lo que más os guste porque las dos variantes van a quedar muy bien.
El acompañamiento clásico es arroz blanco cocido, que con la salsa por encima queda fantástico. Una salsa maravillosa, con un fuerte sabor a curry, suavizada con mucha cebolla y un ligero toque dulce de manzana. Además, yo le aporté mi toque personal y añadí un poquito de jengibre. Superior!
Para 3:



       INGREDIENTES 
  • 400 gramos de carne picada de pollo (o 50% ternera - 50% cerdo)
  • 1 cebolla pequeña 
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de psyllium Husk o harina (opcional)
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Arroz blanco
  • Perejil para decorar

       Para la salsa de curry:
  • 2 cebollas de buen tamaño
  • 1 o 2 manzanas, según tamaño (yo puse de la variedad Golden)
  • 3 cucharadas de curry en polvo
  • 2 cucharaditas de jengibre en polvo
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Cúrcuma (opcional)
  • Aceite de oliva
  • Agua de cocer las albóndigas
  • Opcional: un poco de harina





        PREPARACIÓN 



- En un bol mezclamos muy bien la carne con la cebolla picada muy finita, el huevo, el Husk y salpimentamos al gusto.






- Formamos albóndigas de tamaño mediano. Nos podemos ayudar con una cuchara.





- Ponemos a calentar agua en una cacerola, y cuando rompa a hervir añadimos las albóndigas una a una, ayudándonos de nuevo con la cuchara para depositarlas en el fondo. Vamos añadiendo albóndigas hasta cubrir el fondo. Si no os caben todas (no debéis poner unas encima de otras, solo en una capa), las cocéis en dos tandas. A mí me cupieron todas de una vez.




- Dejamos cocer durante 6 - 8 minutos hasta que estén bien firmes.






- Entonces las sacamos con la ayuda de una espátula y reservamos. Muy importante: no tiréis el agua de cocción! Lo vamos a utilizar después.






- Ahora vamos con la salsa: en una sartén calentamos un poco de aceite y ponemos a pochar la cebolla picada finita.







- Cuando esté lista añadimos el curry. Es tanta cantidad, que él mismo va a ayudar a ligar la salsa, por eso os he puesto harina opcional. Dejadla para el final, solo si hace falta porque hayáis echado mucho caldo y no se os consuma, o lo que sea. A mí, por ejemplo, no me hizo falta, quedó muy espesita sin necesidad de echa nada más, solo con el curry. Añadimos también el jengibre, un poco de cúrcuma al gusto, y salpimentamos. 




- A continuación añadimos la manzana, que habremos pelado y rallado previamente. 






- Mezclamos bien y añadimos un poco de agua de cocer las albóndigas. Vamos echando poco a poco, según necesitemos. Dejamos cocer un rato. Yo lo hice a ojo. 




- Cuando me pareció que la salsa ya estaba bastante echa, añadí las albóndigas y di un último hervor. Eché algo más de caldo tras añadirlas y las dejé unos minutos más.

- Al terminar, retiramos del fuego, tapamos y dejamos reposar un rato antes de servir. Decoramos con un poco de perejil fresco picado. De un día para otro estarán igual o incluso mejor. 



- Preparamos una guarnición de arroz blanco cocido, y servimos. Queda un plato realmente delicioso. Estos daneses saben! :)




Qué las disfrutéis! :)


Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina