miércoles, 1 de agosto de 2018

Espirales con gambas y setas


Hoy vengo con una idea fácil y rápida para comer uno de esos días en que no sabes muy bien qué hacer. Un plato que requiere poco ingredientes y queda buenísimo. Y es que a cuando no apetece un buen plato de pasta? Además, este de hoy es más bien ligero, que ahora con el calor se agradece, sin tanta salsa, que suele ser lo habitual al pensar en estos platos. A mi la pasta rehogada, o con un rehogado por encima me encanta y me parece ideal para comer un plato nutritivo, sabroso y no muy pesado. Así que vamos a ello, que ya me está entrando hambre! :)



       INGREDIENTES 
  • 1 par de puñados generosos de pasta en espirales (o la que prefiráis) por persona
  • 1 paquete de mezcla de setas congeladas (yo compro uno del Aldi que sale muy rico)
  • 1 bolsa pequeña de gambas congeladas ya peladas
  • 1/2 cebolla pequeña
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • Sal al gusto
  • Perejil al gusto
  • Pimienta negra molida al gusto
  • Queso parmesano en polvo 



        
        PREPARACIÓN 



- En una sartén con un poco de aceite caliente, ponemos a dorar la cebolla bien picada.






- Cuando tenga color, añadimos las setas y gambas congeladas. Mezclamos bien. 





- Cuando estén prácticamente descongeladas del todo, salpimentamos y añadimos perejil al gusto. Removemos y dejamos hacer. tapando y destapando, según nos haga falta hasta que quede todo bien hecho. Solo nos llevará unos pocos minutos.





- Mientras se hace la mezcla de setas y gambas, cocemos la pasta en una cacerola con agua y un poco de sal.






- Cuando esté todo listo, colocamos la pasta bien escurrida en un plato y sobre ella una buena cantidad del rehogado de setas y gambas. Espolvoreamos queso rallado por encima... y a comer!
Rico, rico!


Qué las disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina


jueves, 26 de julio de 2018

Galletas de mantequilla de cacahuete


Cuántas ganas tenía de probar estas galletas! En serio... mantequilla de cacahuete! Quién no iba a querer?! :) Una receta rápida, con pocos y sencillos ingredientes, que yo decidí probar en su opción vegana y que me ha maravillado. Si la hacéis con vuestra propia mantequilla de cacahuete casera, mejor que mejor, pero en cualquier caso os quedará genial. De verdad, una receta para no esforzarse pero lucirse seguro. Estas galletas son divinas!



       INGREDIENTES 
  • 1 taza (250 ml) de mantequilla de cacahuete 
  • 1 taza de azúcar moreno o edulcorante equivalente 
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 huevo vegano (1 cucharada de lino triturado + 2,5 cucharadas de agua) (podéis sustituir por 1 huevo normal, de gallina, si no queréis la receta vegana)



        
        PREPARACIÓN 


- En un bol preparamos el huevo vegano mezclando el lino y el agua. Dejamos reposar al menos 5 minutos en la nevera.





- Pasado el tiempo mezclamos todos los ingredientes en otro bol y amasamos hasta obtener una masa homogénea.




- Hacemos bolas de igual tamaño y las colocamos sobre una bandeja de horno forrada de papel vegetal.




- Con la ayuda de un tenedor las aplastamos hasta obtener la forma deseada y metemos al horno ya caliente a 170º C durante unos 10-15 minutos. 



- Pasado el tiempo las sacamos y las dejamos sobre la bandeja unos minutos, hasta que dejen de estar muy calientes (si las movemos nada más salir del horno corremos el riesgo de que se rompan porque van a salir muy blanditas). Pasado un rato las movemos a una rejilla a terminar de enfriar. 
Ya veréis qué pasada. Quedan sorprendentemente ligeras. Crujientes por fuera y tiernas por dentro, y con un sabor maravilloso. En serio, de los dulces más ricos que he probado. Adictivas! :)



Qué las disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina



martes, 24 de julio de 2018

Salsa especial para hamburguesa


Como lo prometido es deuda y así hice el otro día cuando publiqué la receta de hamburguesas de judías y quinoa, aquí os traigo una maravillosa salsa especial para hamburguesa de la que ya nos hemos hecho asiduos en casa. Es muy sencilla y rápida de preparar y queda genial. La podéis hacer poco picante o muuuy picante, según os guste. Es cuestión de elegir la opción que más os llame la atención de salsa Sriracha, esa increíble salsa de pimiento rojo tailandesa que va también con todo. Y aquí... queda de lujo! Olvidaos del ketchup porque a partir de ahora no vais a querer otra cosa. Está taaaan buena!




       INGREDIENTES 
  • 1 cucharada colmada (o un poco más, 1 y 1/2) de mayonesa (o veganesa para la opción vegana)
  • 1 cucharada de salsa de tomate (o en su defecto ketchup)
  • 1/2 cucharada (colmada) de salsa Sriracha (la hay picante y muy picante)
  • 1/2 cucharadita de mostaza de Dijon



        
        PREPARACIÓN 


- En un bol mezclamos todos los ingredientes y mezclamos muy bien... y ya está! No hay más! Casi da vergüenza llamarla receta. Pero ojo! No por sencilla es menos increíble. Ya veréis lo rica que queda. Probadla, en serio, me lo vais a agradecer, jeje :)

Qué la disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina



lunes, 23 de julio de 2018

Hamburguesas de judías rojas y quinoa - receta vegana


Hola a todo/as! Hacía mucho que no pasaba por aquí y quería volver a lo grande. Para ello os traigo una receta original, saludable y deliciosa a más no poder. 

Antes de ponerme manos a la obra os quiero comentar un poco mi ausencia. No es ni más ni menos que la falta de tiempo. A principios de año (ya lo sabéis) empecé un trabajo nuevo y totalmente diferente a lo que había hecho hasta entonces. Además de tener un horario exigente, necesitaba tiempo extra para actualizarme en la materia. Y es que ahora trabajo en una clínica veterinaria. Muchos de vosotros sabéis que soy veterinaria de profesión, pero siempre me había dedicado a la investigación, sobre todo con enfoque en medicina humana y luego en veterinaria había tirado más por los animales de granja. Por circunstancia de la visa ahora hago clínica de pequeños animales. Estoy encantada con el cambio pero ha requerido (y requiere) mucho esfuerzo. Además, en abril me mudé de casa. Fue un cambio grande, de pueblo, de estilo de visa... mucho más lejos del trabajo. De nuevo, estoy encantada con el cambio pero requiere bastante esfuerzo (y tiempo) también. Por eso la ausencia tan larga... 

Pero bueno, hoy ya estoy aquí, con muchas ganas de volver a los fogones y contároslo y es lo que voy a hacer ahora. Así que ya no me enrollo más. Manos a la obra! Os traigo unas fantásticas hamburguesas de judías pintas y quinoa, llenas de sabor, saludables, con una textura increíble y absolutamente deliciosas. En serio, os van a encantar seáis o no veganos. Son maravillosas. Podría estar horas comentando las estupendas cualidades de estas hamburguesas pero lo mejor es que veáis como las preparo y las probéis vosotros mismos. De verdad, nadie va a echar de menos la carne con ellas... Son espectaculares!



       INGREDIENTES 
  • 1 bote de judías pintas ya cocidas (425 gramos)
  • 1 taza (unos 195 gramos) de quinoa ya cocida
  • 1/2 taza (unos 60 gramos. Lo puse un poco a ojo) de pan rallado
  • 1 huevo vegano (1 cucharada de lino dorado molido + 3 cucharadas de agua)
  • 1/2 cebolla picada
  • 2 cucharaditas de ajo en polvo
  • 2 cucharaditas de maizena (opcional. Según la textura que os quede)
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 1 cucharadita (o 1 y 1/2) de comino el polvo
  • 1 pizca de pimienta cayena
  • 1 cucharada de vinagre balsámico
Para montar las hamburguesas
  • Salsa especial de hamburguesa o ketchup
  • Lechuga
  • Tomate
  • Queso en lonchas (vegano)
  • pepinillos en vinagre
  • Pan de hamburguesa
  • Todo lo que os guste!

        
        PREPARACIÓN 

- Lo primero que haremos será preparar el huevo vegano. Para ello mezclamos las 3 cucharadas de agua con la cucharada de lino molido (queda muy bien si lo hacéis en un molinillo de café). Nos aseguramos de que no queden grumos y lo metemos en la nevera unos cinco minutos.



- Lavamos con agua las judías para quitar el líquido de conserva y las escurrimos bien.




- Con la ayuda de un procesador de alimentos o una batidora de mano trituramos. No queremos una pasta homogénea. Queremos que quede algún trozo si  romper. No queremos una crema.



- Cuando tengamos listas las judías, las ponemos en un bol y añadimos el resto de ingredientes, incluido el huevo vegano. Vamos mezclando (lo mejor es hacerlo con las manos), hasta obtener una pasta homogénea.



- Es el momento de dar forma a las hamburguesas. Con las cantidades que os pongo sales 4 hamburguesas grandes (enormes!), que es lo que yo hice, o 5 de un tamaño probablemente más adecuado, jeje.



- Una vez formadas las hamburguesas, las dejamos reposar al menos 10 minutos en la nevera (en este punto se podrían también congelar, que es lo que yo hice con un par. Se mantienen genial y luego al comerlas están tan ricas como recién hechas). Para comerlas, ponemos un poco de aceite de oliva en una sartén y las cocinamos 3-5 minutos por cada lado (si las hacéis tan grandes como yo os recomiendo algo más de tiempo). 




- En el último minuto, colocamos una loncha de queso (vegano, si queréis mantener la receta 100% vegetal) y tapamos para que se termine de hacer y se derrita el queso.




- Ya solo queda montar nuestra hamburguesa. Para ello yo tosté un poco un pan rústico de hamburguesa con semillas (ñam!), coloqué unas hojas de lechugas variadas, una rodaja de tomate y otra de pepinillo en vinagre, luego la hamburguesa con la loncha de queso y encima un poco de salsa especial de hamburguesa (vegana) de la que os traeré la receta muy pronto. Acompañé el plato con unas magníficas patatas especiadas al horno (de las que también pronto tendréis la receta). Quedo un plato de lujo. Diría que decadente, jeje. Pero oye, si es sano y decadente a la vez entonces no importa! Y sobre todo, buenísimo!



Qué las disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina



miércoles, 28 de marzo de 2018

Mantequilla de cacahuete casera


La mantequilla de cacahuete es uno de esos alimentos que siempre se asocia a comida rápida basura, que engorda y mala para la salud. La comercial, procesada y llena de azúcar quizás. Pero hecha en casa la cosa cambia. Además de la satisfacción de hacer algo tu mismo y ahorrar en empaquetado, casi parece otra receta. El sabor es incluso mejor (para mí desde luego), es super simple de preparar y no lleva más que cacahuete. Por supuesto hay que tomarla de manera moderada, pero si lo hacemos así obtendremos todos los beneficios de los frutos secos, con un sabor y una textura increíbles y sin ninguno de los aspectos nocivos de la mantequilla comercial. Vamos, resumiendo: tenéis qué probarla! :)



       INGREDIENTES 
  • 3 tazas (tamaño americano, de 250 ml) de cacahuetes sin sal. Tostados o no (no fritos!)
  • 1 cucharadita de sal (opcional)



        
        PREPARACIÓN 

- Si los cacahuetes no son tostados, como los míos, los ponemos en una bandeja para horno y los tostamos unos 10 minutos (según la temperatura que pongáis), removiendo de vez en cuando para que se horneen todos por igual. Cuando estén con un color dorado a nuestro gusto y desprendan ese olor delicioso tan característico, los sacamos del horno y los dejamos enfriar en un bol.




- Cuando se hayan atemperado los ponemos en un procesador de alimentos.



- Esta receta es muy fácil pero hay que tener un poco de paciencia. Cuando encendamos el procesador, los cacahuetes pasarán por varias fases. Primero serán triturados y parecerá que vamos a obtener una especie de harina gruesa. No os preocupéis. Hay que esperar. Poco a poco irán soltando el aceite y a estar más húmedos. Se irá formando una pasta que con el tiempo se hará más fluida. Esperaremos hasta obtener la consistencia que nos guste.



- Cuando empecemos a ver que la consistencia se acerca a la deseada, a la que nos gusta, añadimos la sal y seguimos batiendo.



- Y ya está! Cuando lleguemos a las consistencia que nos guste paramos el procesador y pasamos la mantequilla a un frasco. Esperaremos a que se enfría bien para cerrar del todo el frasco. Y ya podemos disfrutar de esta delicia. De una forma sana y casera. Más económica, más sostenible y más deliciosa. No se puede pedir más!


Qué la disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina