viernes, 24 de marzo de 2017

Corvina al horno con patatas y boniatos


Ya sabéis lo mucho que me gusta el pescado, especialmente al horno. Lo he traído otras veces, con la receta estrella de mi madre. En esta ocasión, he añadido boniatos además de patatas a la guarnición y he probado la corvina, un pescado parecido a la lubina, pero que nunca antes había probado. Me ha gustado mucho, tiene una carne muy sabrosa. Y de la guarnición qué decir: si antes estaba buena, con los boniatos (que me tienen enamorada) ya ni os cuento. Un plato que es todo un lujo!



       INGREDIENTES 
  • 1 corvina entera limpia (sin las tripas) y con un par de cortes en un lateral (todo hecho por el pescadero)
  • 2 boniatos
  • 3 patatas
  • 2 cebollas
  • Aceite de oliva
  • Vino blanco de guisar
  • Sal al gusto
  • Unas rodajas de limón


        
        PREPARACIÓN 


- Pelamos y cortamos en rodajas no demasiado gruesas los boniatos, las patatas y las cebollas. Colocamos primero los boniatos en una badeja de horno y añadimos un poquito de sal.




- A continuación, añadimos la capa de patata y también salamos al gusto.



- Por último, ponemos las rodajas de cebolla, salamos y regamos la superficie con un chorro de aceite de oliva. Metemos al horno ya caliente a 180-200ºC unos 15-20 minutos. A mí me gusta que se hagan muy bien así que lo suelo dejar los 20 a 200ºC. Según la cantidad que haya puesto.


- Cuando la guarnición esté lista, sacamos la fuente del horno y bajamos la temperatura a 180ºC. Ahora nos toca preparar la lubina. Limpiamos con agua y papel de cocina los resto que puedan quedar de sangre y escamas. 



- Salamos bien, por dentro y un poco también por la piel, y la colocamos sobre la guarnición, en la bandeja. Colocamos unas rodajas de limón en los cortes del lateral.




- En una sartén con un poco de aceite doramos un par o tres de dientes de ajo en trocitos o láminas. 




- Cuando el ajo esté dorado a nuestro gusto echamos todo, ajo y aceite, por encima del pescado. A continuación regamos con vino de guisar toda la fuente, al gusto (sin pasarse para que no quede mucho líquido) y metemos al horno unos 25-30 minutos (esto dependerá totalmente del tamaño del pez. El mío pesaba 1,2kg y en media hora escasa estuvo listo. Lo tendréis que vigilar).


- Pasado el tiempo, sacamos del horno y servimos inmediatamente. Es una delicia de plato y desde luego uno de mis favoritos de siempre :)


Qué la disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina


miércoles, 22 de marzo de 2017

Galletas de centeno con chocolate y aceite de oliva virgen extra


Hoy vengo con una de esas recetas de galletas ricas, ricas de verdad. Pero de verdad: increíbles. Quedan taaan bien!!! Además, con esta receta participo en el concurso del 6º aniversario de Thermofan, el blog de Marisa, de donde saqué la receta (aquí). Cómo me alegro de haber elegido esta receta porque en serio, (por si no lo he dejado ya lo bastante claro) qué buenas están estas galletas! Encima derrochan salud por todos lados: avena y centeno integrales, chocolate negro, aceite de oliva virgen extra... y quedan preciosas. Lo tienen todo. Si queréis sorprender con unas galletas ricas, ricas y sanas, sanas ésta es vuestra receta! 



Volviendo al concurso de Thermofan, Marisa nos pedía que eligiéramos una receta del blog y la hiciéramos, modificando a nuestro gusto si queríamos, pero respetando las recetas tradicionales. En lo referente a estas galletas no había mucha opción. Cuando algo es perfecto, para que cambiarlo, no? Así que el mayor cambio que he hecho ha sido poner algo menos de leche y añadir la miel, como se sugería en la receta. Marisa, yo tampoco tomo miel así que lo que e añadido es un sirope que suelo usar a menudo en su lugar, que parece miel pero no lo es, está hecho a base de edulcorantes (algo menos dulce) y siempre queda genial porque la consistencia es igual. Así que si te sirve, aquí te lo dejo. Y ya para terminar y poenrnos con la receta solo quiero felicitar, felicitarte Marisa, por esos 6 años de blog, por compartir tus recetas pero también tus vivencias, tus maravillosas palabras... todo! Espero que celebres otros 6 y muchos más y yo intentaré estar ahí para verlo. Un beso grande!

Y ahora vamos con la receta. Para unas 20-22 galletas:



       INGREDIENTES 
  • 100 gramos de harina integral de centeno
  • 100 gramos de copos de avena integral
  • 100 gramos de azúcar moreno (yo edulcorante Sukrin equivalente in igual proporción)
  • 5 cucharaditas colmadas de cacao
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 50 gramos de chocolate negro
  • 40 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • 70 gramos de leche desnatada
  • 20 gramos de miel (yo sirope equialente en igual cantidad)


        
        PREPARACIÓN 

- En un bol mezclamos la harina de centeno, los copos de avena, la sal, edulcorante, cacao y bicarbonato. Con un procesador de alimentos o la batidora, lo trituramos bien.




- Lo devolvemos al bol y añadimos el chocolate rallado o triturado. Mezclamos.





- A continuación, añadimos el aceite de oliva, la leche y la miel y mezclamos hasta obtener una masa homogénea y compacta. Es más fácil amasarla con las manos.




- Hacemos bolas de igual tamaño con la masa y las vamos colocando sobre una bandeja de horno con papel vegetal. Con la palma de la mano las aplastamos o achatamos un poco para darles forma. 



- Cuando tengamos todas, metemos la bandeja al horno ya caliente a 170-175ºC arriba y abajo, unos 13 minutos. Separad un poco las galletas entre sí porque crecen bastante.




- Pasado el tiempo, sacamos las galletas y las dejamos enfriar sobre una rejilla. 


- Luego las mantendremos en una lata. Así aguantan muchísimo tiempo y se mantienen fenomenal, como recién hechas. Y cuando abres la lata sale un aroma a chocolate que quita el sentido. Unas galletas rústicas, que aunque por apariencia pueden parecer duras cuando las muerdes ves que son super tiernas (aunque pasen los días!), con un sabor realmente maravilloso. De verdad, de las galletas más ricas que he probado. Me estoy dando unos desayunos de lujo con ellas! :)


Qué las disfrutéis! :)
    

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina


martes, 21 de marzo de 2017

Jamoncitos de pollo con hierbas al horno


El pollo asado es, para mí, la forma más rica de comer esta carne. Queda de lujo. Normalmente siempre he hecho un pollo entero o pechugas, pero últimamente me he aficionado a estos muslitos o jamoncitos que quedan la mar de bien. No solo asados. Si recordáis pinchando aquí, cocinados al vino tinto quedan fabulosos. Y de otras mil maneras más que estoy deseando probar. Lo bueno de hacerlos al horno es que los pones y te olvidas hasta que están hechos, y esto viene genial cuando estás haciendo otras mil cosas a la vez. Ese era el caso de el día que los preparé, jeje. Ya veréis qué ricos quedan con el aroma de las hierbas. Y qué fáciles!



       INGREDIENTES 
  • 1 bandeja de jamoncitos de pollo
  • Aceite de oliva
  • 1 vasito pequeño de vino de guisar
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Orégano molido
  • Albahaca molida
  • Eneldo molido
  • Tomillo en rama


        
        PREPARACIÓN 

- Limpiamos bien los muslitos, los restos de sangre o plumas que puedan tener, y los ponemos en una bandeja para horno. Salpimentamos al gusto. Les dejamos la piel, aunque yo no la como luego, para que queden jugosos. Si no, lo más probable es que queden muy secos.



- A continuación espolvoreamos las hierbas al gusto por encima. Yo puse sobre todo orégano.




- Colocamos ramitas de tomillo fresco. Añadimos un chorrito de aceite y una vasito de vino de guisar, regando los muslos. Metemos al horno caliente a 180ºC unos 25 minutos.



- Pasado el tiempo, los subí en altura y puse a 200ºC con grill, para que terminasen de dorar, unos 10 minutos. Cuando estén dorados a nuestro gusto los sacamos y servimos con lo que más nos guste. Les va todo bien! Deliciosos!


Qué los disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina


domingo, 19 de marzo de 2017

Pasuts Tolma - Պասուց Տոլմա - Cocinas del Mundo: Armenia


Cómo me gusta que llegue el tercer domingo de mes y viajar con Cocinas del Mundo! Empezamos de nuevo el abecedario y Concha ha elegido para ello un destino fantástico: Armenia. Ha sido un viaje maravilloso. Armenia tiene una cocina con mucha tradición y muchas influencias: turca, árabe, persa... se parece en general a la de otros países de Oriente Medio aunque con unas particularidades propias que la distinguen y resultan en una cocina exquisita. 

Me costó elegir receta porque todas me apetecían. De hecho, tengo unas cuantas anotadas en la lista de "próximas" porque no me puedo quedar sin probarlas. A pesar de las dificultades para elegir estoy contentísima con mi elección y no la cambiaría por nada del mundo: Pasuts Tolma. Y ésto qué es? Pues os cuento: Las Pasuts Tolma (o Pasus Tolma) son paquetes de col rellenos típicos de la Cuaresma. Tolma de Cuaresma. En esta época en que la tradición dice que no hay que comer carne, se sirve esta versión vegetariana con legumbres y bulgur. Como ocurre con muchos otros platos en todas las cocinas, no hay una receta totalmente exclusiva. Así, he visto variantes que añaden también guisantes, arroz, espelta... Más o menos picante, más o menos hierbas... Yo me he inspirado en varias opciones y he intentado hacer una versión bastante estándar y con mi toque personal, y he de decir que he quedado encantada. Tanto, que las iba a servir de primer plato y como nos encantaron decidí no sacar el segundo y tomarlas de plato único. Nos dimos un banquete armenio fabuloso.



       INGREDIENTES 
  • 1 col verde o repollo liso
  • 1 bote grande de alubias rojas cocidas (420 gramos peso escurrido)
  • 1 bote pequeño de garbanzos cocidos (200 gramos peso escurrido)
  • 1 bote pequeño de lentejas cocidas (200 gramos peso escurrido)
  • 125 gramos de bulgur (ya cocido)
  • 2 cebollas
  • Aceite de oliva
  • 1/2 cucharadita de pimienta cayena
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra molida
  • 1/2 cucharadita de pimentón
  • 1/2 cucharadita de albahaca seca
  • 1/2 cucharadita de eneldo seco
  • 1/2 cucharadita de cilantro en polvo
  • 1/2 cucharadita de tomillo en polvo
  • 2 cucharadas de concentrado de tomate
  • 1/2 cucharadita de pasta de pimiento (Harissa, sambal oelek... la que tengáis. Se puede omitir)
  • Un buen puñado de perejil fresco
  • Un buen puñado de cilantro fresco
  • Sal
  • 8 ciruelas pasas
  • Media granada
[Con estas cantidades me salieron 15 tolmas y me sobró relleno para unos cuantos más (por lo menos 4 o 5)].


        
        PREPARACIÓN 
- Pasamos por agua las legumbres para quitarles el líquido de conserva y las escurrimos muy bien. Las ponemos en un bol y las mezclamos. A continuación añadimos el bulgur previamente cocido. Mezclamos y reservamos.




- Calentamos un poco de aceite en una sartén y ponemos a dorar la cebolla picada muy fina.




- Cuando esté lista, añadimos las especias, mezclamos y dejamos un par de minutos.





- A continuación, añadimos la pasta de tomate y pimiento. Volvemos a mezclar y dejamos hacer otro par de minutos.




- Añadimos entonces la mezcla de legumbres y bulgur. Mezclamos muy bien e incorporamos la sal y el perejil y cilantro frescos picados. Mezclamos, tapamos y dejamos cocer en su propio jugo unos 10-15 minutos a fuego bajo. Si vemos que hace falta, que se queda algo seco (o dudamos de que sea así), echamos un poquito de agua. No mucho, un vasito de vino o así. Pasado el tiempo retiramos del fuego y reservamos.

- Ahora preparamos la col. Separamos las hojas con el mayor cuidado posible. No os preocupéis si rompe alguna hoja No la descartéis. Ponemos agua con un poco de sal en una cazuela y llevamos a ebullición. Echamos entonces las hojas (yo lo hice por turnos, pocas en pocas) y las cocemos hasta que las veamos tiernas, ablandadas. Unos minutos. Entonces las pasamos a un bol con agua fría y a continuación a un colador a escurrir.

- Cuando tengamos todas las hojas listas pasamos a formar los rollitos, las tolmas. Para ello estiramos una hoja de col sobre una superficie plana. Con la ayuda de un cuchillo quitamos la "espina", la parte central más dura. Si está bien cocida solo habrá que raspar un poquito. Es para que se enrolle mejor. Además, queda mejor para comerlo. 


- Ponemos una cantidad de relleno adecuada. Sed generosos. Empezamos a enrollar y vamos formando un paquetito metiendo los los laterales hacia dentro según rodamos la hoja. Así con todas las hojas con tamaño adecuado hasta montar todas las tolmas.

- Por último, ponemos unas cuantas hojas de col cocidas: los restos, los trozos más pequeños o demasiado rotos como para hacer una tolma, en el fondo de una cazuela. Éstos nos servirán para proteger las tolmas y que no se peguen ni se quemen. Vamos colocando las tolmas encima, cubriendo toda la superficie, hasta tenerlas todas.En los huecos libres colocamos unas ciruelas pasas, que contrastarán con el sabor salado y algo picante de las tolmas y dejando un sabor maravilloso. Tapamos, y dejamos a fuego bajo unos 15 minutos para que se terminen de hacer en su propio vapor.

- Cuando estén listas, retiramos del fuego y dejamos reposando hasta que estén casi frías. Como más ricas están, a mi parecer, es tibias. No muy calientes pero tampoco frías. Para servir, las colocamos sobre una bandeja junto con las ciruelas pasas. Espolvoreamos semillas de granada y perejil picado por encima y decoramos con unas ramitas más de perejil. La presentación es preciosa y el sabor, lo más importante, absolutamente maravilloso. Con el toque picante justo y el contraste de las ciruelas y los granos de granada que queda tan bien. Quedan jugosas, sabrosas, nada pesadas... perfectas. Son entretenidas de preparar pero merecen el esfuerzo con creces. Para repetirlas seguro. Me han encantado. Sin duda, un diez para Armenia y su cocina

Qué las disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina


viernes, 17 de marzo de 2017

Calabacines luna rellenos de quinoa y verduras


Me encantan las verduras rellenas y en concreto los calabacines luna rellenos, porque además de riquísimos queda un plato precioso, no os parece? En el blog ya había publicado hace tiempo otra receta, con soja texturizada, que podéis recordar pinchando aquí. Esta vez también coincide en que es un plato vegetariano. Casualidad, jeje. Por supuesto, también coincide en que está buenísimo. A mí en concreto, esta opción con verduras pochaditas y quinoa es que me vuelve loca. No me puede gustar más. Si encima es sano y ligero... qué más quieres Federico?!! :)
Para 2 o 4 personas según sea plato único o entrante:



       INGREDIENTES 
  • 4 calabacines luna
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias no muy grandes (o 1 más grande)
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 bandejita de champiñones
  • 1 berenjena
  • 1 calabacín
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Orégano
  • Un puñadito de mozzarella normal o ligera


        
        PREPARACIÓN 


- En Con la ayuda de un vaciador o con una cuchara, vaciamos los calabacines reservando la carne y guardando la parte superior.





- Ponemos agua con un poco de sal en una cazuela y llevamos a ebullición. Metemos los calabacines vacíos y las tapas y cocemos hasta que queden tiernos pero firmes. Nos tienen que aguantar "de pie".



- Cuando estén listos, los sacamos, escurrimos y dejamos sobre una tabla, boca abajo, mientras preparamos el relleno ya que soltarán más agua.




- Lo más laborioso de este plato es preparar las verduras. Una vez listas, el plato es fácil y relativamente rápido. Cortamos pues, todas las verduras en trocitos pequeños.



- Ponemos un poco de aceite en una sartén grande y empezamos a dorar la cebolla y el puerro picados. Cuando empiecen a estar tiernos añadimos la zanahoria. Después de dejar hacer unos minutos, cuando la zanahoria empiece también a ablandarse, echamos el pimiento. Dejamos cocer unos minutos hasta que todo esté casi pochado y añadimos los champiñones. 

- Éstos se hacen más rápido, así que tras unos minutos añadimos las berenjena. Dejamos cocer varios minutos más, removiendo de vez en cuando, y añadimos los calabacines, que son los últimos porque se hacen muy rápido. Añadimos también ahora la sal, pimienta y orégano al gusto. Removemos y dejamos cocer con la tapa puesta hasta que quede todo bien hecho y blandito. El fuego debe ser suave. Si vemos que hacefalta, porque hayamos puesto el fuego algo fuerte, podemos echar un poco de agua, pero normalmente no hará falta porque las verduras sueltan, sobre todo los champiñones y los calabacines.

- Mientras se hacen las verduritas hacemos la quinoa. Hay que acordarse de pasarla por el grifo de agua fría nates de nada, para que no amargue. Después, ponemos en una cazuela 2 partes de agua (o 2,5) por cada parte de quinoa y, si queremos, un poquito de sal, y cocemos unos 15 minutos hasta que esté tierna y haya consumido el agua. Lo mejor es probarla. Cuando está lista yo siempre la retiro del fuego y la tapo con un paño para que absorba el agua/vapor y quede suelta y estupenda.





- Una vez preparada la quinoa, la incorporamos a las verduras y mezclamos bien.




- Cuando tengamos todo listo, rellenamos generosamente los calabacines y coronamos con un puñadito de mozzarella. Metemos al horno unos 10 minutos, poniendo el grill para terminar de dorar los últimos minutos y a comer.



- Me encanta este plato. Es sano, ligero y muy sabroso. Además luce mucho, queda muy bonito Lo tiene todo! Una de mis maneras favoritas de comer verduras. No os lo podéis perder!


Qué los disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina