lunes, 11 de diciembre de 2017

Granola casera con almendras y avellanas


Hacía mucho tiempo que tenía pendiente lo de hacer mi propia granola casera. NO se porqué he tardado tanto porque es sencillísimo, bastante rápido y el resultado es espectacular. En serio, no os imagináis lo bien que queda. Nunca más volveré a comprar granola cuando la puedo hacer yo misma. Hay muchas variantes con lo cual siempre se puede innovar y así no nos cansamos. La base son los copos de avena, a los que a veces se les añade algún otro cereal, y luego frutos secos y/o semillas. Algo de aceite y azúcar o miel y especias al gusto. Yo en esta ocasión me decanté por algo sencillo, por eso de que era la primera vez. Acompañe los copos de avena con almendras y avellanas, un poquito de aceite de coco, edulcorante y especias, y quedó maravillosa. De verdad, no me esperaba que fuera a quedar tan bien. Un acierto total!



       INGREDIENTES 
  • 2 tazas (de las de 250 ml) de copos de avena
  • 1/2 taza de almendras en cubitos (o como prefiráis)
  • 1/4 taza de avellanas (yo las tenía enteras y las trituré un poco con el mortero)
  • Una pizca de sal
  • 1/4 cucharadita de canela en polvo
  • 1/4 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1/4 taza de aceite de coco (u otra grasa vegetal)
  • 1/4 taza de azúcar moreno (yo puse un edulcorante equivalente en igual cantidad)
  • 1/2 cucharada de miel (yo puse un sirope sin azúcar equivalente)
  • 1/4 cucharadita de esencia de vainilla



        
        PREPARACIÓN 


- Preparar la granola es muy fácil. Mezclamos muy bien todos los ingredientes en un  bol. Para ello, primero, calentaremos un poco el aceite de coco para derretirlo y atemperaremos la miel para que quede más fluida y se distribuya mejor. Mezclamos muy bien.



- Forramos el fondo de una bandeja de horno con papel vegetal y distribuimos la mezcla. No debe quedar una capa muy gruesa para que se dore todo muy bien y por igual.



- Metemos la horno a unos 170º C y dejamos unos 20 - 25 minutos, removiendo la mezcla cada 5 o 6 minutos para evitar que se quemen las partes que estén más expuestas o en las esquinas. El único peligro de la granola es que se queme. Por lo demás, es muy fácil de hacer, así que debemos estar muy pendientes y remover la mezcla de vez en cuando para que quede perfecta. 


- Cuando esté lista, la sacamos del horno y la dejamos enfriar totalmente. Entonces ya la podemos guardar en un bote herméticamente cerrado y aguanta muy bien varias semanas. Solo para que lo sepáis porque no creo que os dure tanto. Está demasiado buena! Yo me la tomo con yogur y frutas frescas y me vuelve loca. Tenéis que probarla! :)



Qué la disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina



miércoles, 6 de diciembre de 2017

Ensalada de col con za'atar y avellanas


Hace unos días tenía un una col en la nevera que llevaba ahí ya algún tiempo. No me apetecía hacer lo de siempre, cocer la verdura, rehogarla, etc... De pronto recordé que cuando este verano estuvimos en Uzbekistán, de luna de miel, entre otras muchas cosas deliciosas probamos un montó de ensaladas. En muchas de ellas añadían col y recuerdo una en concreto, que la llevaba cruda y sin aliñar, solo con especias, aunque no recuerdo exactamente cuáles. El tema es que recuerdo que tanto a mi marido como a mí nos encantó. Estaba sabrosa, muy crujiente y fresca. Así que decidí inventarme algo parecido. Como no recordaba qué especias llevaba, me decidí a poner za'atar que pensé que le iría bien y me encanta. Los frutos secos también le irían bien. Y nada más! Y aunque parezca sorprendente quedó estupenda. No necesita nada. Lo tienen todo: sabor y textura perfectos!



       INGREDIENTES 
  • 1 col blanca o repollo liso pequeño
  • 1 cebolla pequeña
  • Un buen puñado de avellanas tostadas
  • Za'atar al gusto
  • Sal al gusto (opcional)


        
        PREPARACIÓN 


- Con un rallador grande rallamos con cuidado la col y la cebolla (la cebolla también puede ir picada). Las ponemos en un colador y la lavamos un poco bajo el  chorro del agua. La escurrimos bien y la ponemos en un bol. 




- En un mortero trituramos las avellanas y las añadimos al bol.





- Por último aderezamos con za'atar al gusto y sal si decidimos ponerla, aunque no hace falta. Yo no la puse y quedó perfecta. Mezclamos bien. Ponemos en la fuente de servir y decoramos con unas avellanas enteras.


- Esta ensalada tan sencilla queda crujiente y muy sabrosa. Ideal para acompañar a un montón de platos, de carne, pescado, o lo que más guste.


Qué la disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina




lunes, 4 de diciembre de 2017

Bundt cake de remolacha y cacao


Hace tiempo que tenía pendiente preparar algo dulce con remolacha. Lo tenía claro, quería hacer un bizcocho, ya que en numerosas ocasiones había visto por la red un montón de opciones estupendas utilizando este vegetal, que además a mí me encanta. Y un día hace unas semanas resultó que en el bazar marroquí al que suelo ir tenían las remolachas, así que no lo pensé dos veces y me llevé unas cuantas. Me puse manos a la obra y preparé un fantástico bundt cake, ya sabéis, ese bizcocho preparado en un molde redondo con el hueco en medio, uno que por cierto, aún no había tenido ocasión de estrenar. El resultado no pudo ser mejor me salió uno de los bizcochos más esponjosos que he hecho nunca, con un sabor delicioso a cacao , un toque de vainilla y, por supuesto, remolacha. No muy intenso, perfecto. Si os gusta este ingrediente os va a encantar. No os lo podéis perder!



       INGREDIENTES 
  • 125 gramos de remolacha asada o cocida
  • 125 gramos de harina de avena
  • 125 gramos de azúcar moreno o edulcorante equivalente en igual cantidad
  • 30 gramos de cacao puro en polvo sin azúcar añadido
  • 8 gramos de levadura química o gasificante (yo puse levadura potax)
  • 1 huevo + 1 clara
  • 150 gramos de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de extracto de vanilla
  • 1 pizca de sal



        
        PREPARACIÓN 

- Empezaremos preparando la remolacha. Yo la asé en el horno. Para ello, tenemos que pelar las remolachas y cortarlas en trozos. Las metemos al horno a 200ºC durante al menos una hora. Tardan bastante en hacerse bien. Tienen que quedar blandas para poder triturarlas y obtener un puré También las podéis cocer. Cuando esté listas, las trituramos con la batidora.



- En un bol mezclamos la harina, el cacao y la levadura, y reservamos.





- Por otro lado, batimos con las varillas el azúcar con el aceite.





- Seguidamente añadimos el huevo, la sal y la esencia de vainilla, y volvemos a batir.




- A continuación, incorporamos el puré de remolacha. Batimos bien.





- Por último, echamos la mezcla de harina, tamizándola. Mezclamos bien.




- Vertemos la masa en un molde previamente engrasado y horneamos en el horno ya caliente a 180ºC arriba y abajo, 35 minutos. Para comprobar que está bien hecho, pincharemos con un palillo. Si le falta, lo dejamos entre 5 -10 minutos más (Con las cantidades que os pongo, en 35 minutos estará perfecto. Si ponéis doble de cantidad, por ejemplo. Necesitará probablemente unos 10 minutos más). Para evitar que se nos queme, a mitad de horneado o si vemos que se empieza a dorar demasiado pondremos un trozo de papel de aluminio por encima.


- Cuando esté listo, sacamos el bizcocho del horno y esperamos unos minutos a que enfríe (unos 10 minutos). Entonces lo desmoldaremos y dejaremos que termine de enfriar sobre una rejilla. Lo podéis comer en el momento o, mejor, dejarlo reposar hasta el día siguiente. Ya veréis que rico y qué esponjoso queda. Un bizcocho de diez!


Qué lo disfrutéis! :)


Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina



viernes, 1 de diciembre de 2017

Tarta de almendras y crema para mi cumpleaños


 Esta tarta que os presento hoy fue muy especial. Y es que fue la tarta que preparé para mi 37 cumpleaños, allá por octubre (por unas cosas u otras he tardado un montón en preparar la receta!), y bueno, una no cumple años todos los días y a mí me hace mucha ilusión. La tarta no lleva ni azúcar por mí, ni leche por mi sobrina pequeña. Tampoco lleva gluten, aunque esto no lo hice a propósito. Me apeteció usar almendras y resultó de esta manera. Ideal por tanto para diabéticos, intolerante a la leche o la lactosa y celíacos. También para los que llevan dietas bajas en hidratos de carbono. Pero lo más importante es lo buena que está. De verdad, quedó impresionante. Mucho mejor de lo que esperaba. El bizcocho es básicamente una tarta de Santiago esponjosa. Tenía miedo de que me quedara apelmazada, más como la original y no me cundiera lo suficiente ni la pudiera rellenar, pero no. Al final salió como quería y quedó genial. El relleno de crema le dio un toque sutil y delicioso. Y la guinda del pastel fue el recubrimiento con almendra laminada, que dio aportó aroma y dio un toque crujiente. En serio, no podéis dejar de probarla!



       INGREDIENTES 
Para el bizcocho
  • 225 gramos de almendra molida
  • 200 gramos de azúcar o edulcorante equivalente en igual cantidad (eritritol en mi caso)
  • 4 huevos XL
  • 2 cucharadas de maizena (harina de maíz) (lo hice un poco a ojo. Más o menos esa cantidad)
  • 1 sobre de levadura potax (es gasificante)
  • ralladura de medio limón
Para la crema pastelera
  • 500 ml de bebida de soja (o leche)
  • 4 yemas de huevo
  • 1 vaina de vainilla
  • 120 gramos de azúcar o edulcorante equivalente en igual cantidad (eritritol en mi caso)
  • 40 gramos de maizena
  • 1 bolsa de almendras fileteadas o laminadas para decorar



        
        PREPARACIÓN 



- Empezamos preparando el bizcocho. Para ello, batimos separamos las yemas y las claras de los huevos y batimos las yemas junto con el azúcar y la ralladura de limón.




- En otro bol mezclamos la almendra, la maizena y la levadura e incorporamos, tamizando poco a poco a la mezcla anterior.




- Mezclamos y trabajamos la masa poco a poco. En este punto nos va a quedar una masa densa, incluso dura, tipo mazapán. 




- Batimos las claras con una pizca de sal hasta que queden a punto de nieve.




- Vamos añadiendo las claras poco a poco. Primero os recomiendo añadir como un cuarto de cantidad o algo más, que vais a tener que mezclar sin preocuparos de que se bajen las claras. El objetivo ahora es ablandar la masa. Cuesta un poco de trabajo pero se consigue. Vamos añadiendo más clara poco a poco. y cuando veamos que la masa es más manejable, incorporamos el resto de claras de la manera habitual: con cuidado y movimientos envolventes para no perder el aire que hay dentro de ellas. Éstas, junto con la maizena y el gasificante, son las que van a marcar la diferencia entre que la tarat nos quede densa, como una tarta de Santiago, o esponjosa como un bizcocho. Nosotros buscamos la segunda opción.



- Cuando tengamos una masa suave y homogénea la vertemos sobre un molde previamente engrasado y metemos al horno ya caliente a 180ºC arriba y abajo durante  unos 35 minutos. 




- Para comprobar que el bizcocho está en su punto pinchamos con un palillo en el centro. Una vez, listo, sacaremos el bizcocho, desmoldaremos cuando enfría un poco y dejaremos terminar de enfriar sobre una rejilla. 



- Mientras se hornea el bizcocho preparamos la crema pastelera. Podéis ver cómo prepararla en la receta de la tarta de hojaldre con crema y frutos del bosque que preparé hace un tiempo.
Cuando esté lista, la pasamos a un bol, la tapamos con papel film y la dejamos enfriar por completo.


- Cuando el bizcocho y la crema se hayan enfriado del todo procederemos a montar la tarta. Para ello, Cortamos el bizcocho en dos planchas (si la superficie del bizcocho a quedado algo puntiaguda, cortaremos también en poco de la misma para aplanarla). Colocamos una de las placas sobre una base y la untamos generosamente con crema pastelera. 




- A continuación, colocamos la otra plancha encima y untamos con crema tanto la superficie como los bordes de la tarta.




- Por último, decoramos con las almendras fileteadas. Éstas se colocan fácilmente al ir pegándose a la crema. Podemos poner unas almendras enteras en la superficie como toque final. Una vez lista la tarta la metemos en la nevera hasta el momento de servir.



- Solo os puedo sugerir que no dejéis de probarla porque quedó realmente rica. En serio, una delicia! 


Qué la disfrutéis! :)
Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina