martes, 9 de octubre de 2018

Calabaza asada con aliño de tahini y za'atar


Hoy os traigo una estupenda receta, original y deliciosa al más puro estilo Ottolenghi (siempre que uso za'atar pienso en él, jeje). Una receta sencilla y rápida a pesar de que por el nombre pueda parecer lo contrario. Hoy en día no es difícil encontrar ingredientes de Asia u Oriente Medio en el supermercado o en alguno de los numerosos bazares que ya se encuentran en casi todas las ciudades, así que no hay excusa para no preparar este plato. Ideal si tenéis invitados, sorprenderéis sin duda con un delicioso y diferente entrante.



       INGREDIENTES 
  • 1 calabaza
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Za'atar
  • Aceite de oliva
  • 2 cucharadas de tahini (pasta d sésamo)
  • Zumo de medio limón
  • Agua
  • Semillas de girasol



        
        PREPARACIÓN 


- Cortamos la calabaza en rodajas y vaciamos de semillas.





- Pintamos con un poco de aceite de oliva.






- Salpimentamos al gusto y espolvoreamos con za'atar.






- Horneamos a 200ºC durate una media hora, hasta que la carne de la calabaza es´te tierna y se pinche sin problema con un tenedor. 





- Para el aliño, que hice un poco a ojo, mezclamos el tahini, con el limón y una pizca de sal. Removemos y llevamos a la consistencia líquida deseada añadiendo agua. Mezclamos bien.




- Ya solo queda colocar las rodajas de calabaza en una fuente y aliñar. Como toque final espolvoreamos más za'atar y unas semillas. Yo las puse de girasol pero cualquier otra variedad que os guste quedará genial también. Ya veréis qué entrada tan deliciosa!


Qué la disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina



domingo, 7 de octubre de 2018

Galletitas de avena con chips de chocolate


Tenía antojo de dulce, de dulce para el café, o para el té de la noche después de cenar. Algo pequeño y ligero para darme un capricho mientras me relajo delante de la tele o con un libro antes de irme a dormir. Un amouche bouche, que llaman. Y para eso nada mejor que estas deliciosas galletas de chips de chocolate, las famosas chocolate chip cookies aligeradas con harina de avena, sin apenas grasa, sin azúcar y de tamaño perfecto para endulzarte sin pasarte. Solo os diré que ya estáis tardando en probarlas porque son MARAVILLOSAS! - y se hacen en un pispas! :) -
Para 14 galletas tamaño "mini":


       INGREDIENTES 
  • 50 gramos de aceite de coco
  • 100 gramos de azúcar moreno (yo edulcorante equivalente en igual cantidad)
  • 125 gramos de harina de avena
  • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla
  • 40 ml de leche de almendras
  • 1/2 cucharadita de levadura química
  • Una pizca de sal
  • 80 gramos de chocolate negro sin azúcar añadido o de chips de chocolate



        
        PREPARACIÓN 

- Si no tenemos chips de chocolate, como yo, trituramos rápidamente  una tableta de chocolate. En mi caso chocolate negro sin azúcar añadido (y sin leche. Vegano).





- Mezclamos el aceite de coco y el azúcar o edulcorante moreno con la ayuda de unas varillas.





- Añadimos la leche de almendras (o la que os guste) y la esencia de vainilla y seguimos batiendo.





- A continuación incorporamos la harina de avena, la levadura y la sal, tamizando con un colador.




- Ahora podemos seguir mezclando con las varillas pero nos costará más que si lo hacemos con las manos. En mi opinión el resultado es más rápido y también mejor haciéndolo con las manos.Amasaremos hasta obtener una masa firme y uniforme.



- Entonces añadiremos los chips de chocolate y mezclaremos bien. Es el momento de hacer bolas dl tamaño que prefiramos. Yo quería galletitas de sobremesa, no muy grandes. Vamos colocando las bolas en una bandeja para horno con papel vegetal o silicona y las aplastamos un poco con la mano. Horneamos a 180º C en el horno ya caliente durante unos 10-15 minutos. Yo las tuve 12.



- Pasado el tiempo (el truco es sacarlas antes de que parezca que están hechas del todo porque fuera terminarán de hacerse o dorarse con el calor residual) las sacamos y las colocamos sobre una rejilla hasta que se enfríen del todo.



- Ya veréis qué pasada. Quedan absolutamente de escándalo. Para darse un capricho dulce de alto nivel, jeje. No os las perdáis!


Qué las disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina



sábado, 29 de septiembre de 2018

Alitas de pollo adobadas al horno


Hoy os traigo una de esas recetas de picoteo, para una cena informal delante de la tele o con amigos que tanto nos gustan. Una receta asociada en muchas ocasiones a la comida basura pero que para nada, por lo menos ésta que os traigo yo. Y es que estas alitas de pollo adobadas además de estar buenísimas (bueno no, eso es quedarse muy corto) no llevan apenas ingredientes y desde luego no llevan las mil porquerías que podríais encontrar en un restaurante de comida rápida. Son super fáciles de preparar y quedan increíblemente bien. En serio, nunca pensé que fueran a quedar así de ricas. Tengo que dar las gracias a mi querida Marimar por la receta porque son una maravilla. El único fallo es que hice pocas. La próxima vez por lo menos doble cantidad :)



       INGREDIENTES 
  • Una bandeja de alitas de pollo (o la cantidad que queráis)
  • Sal 
  • Pimentón, dulce, agridulce o picante, el que os guste, pero os recomiendo que sea ahumado para una mayor sabor (yo lo puse agridulce ahumado)
  • Orégano
  • 5 dientes de ajo 
  • Agua



        
        PREPARACIÓN 


- Limpiamos bien las alitas de posibles restos de plumas o suciedad que puedan tener. Las secamos bien con un papel o paño y las colocamos en una bandeja o fuente con fondo. Machacamos unos cuantos dientes de ajo.



- Añadimos la sal, el pimentón y el orégano. Las cantidades son a ojo, pero vamos, que pongáis bastante cantidad. Un truco para saber más o menos, es que la mezcla, cuando ya esté lista, os sepa algo salada. La mía además olía bastante tanto a pimentón como a orégano. Tranquilos que no os vais a pasar. Aquí lo peligroso es quedarse corto de condimento. Rebozamos bien las alitas asegurándonos que quedan bien cubiertas por todos lados.



- Cubrimos con agua (y entonces probamos para saber el punto de sal). Metemos a la nevera durante dos días, removiendo de vez en cuando la mezcla, ya que va a sedimentar. De vez en cuando, cuando pasemos por la nevera, removemos un poco el agua con un tenedor y listo.



- Pasado el tiempo de adobo, colocamos las alitas en una fuente de horno y las metemos a gratinar (yo puse opción calor + grill) durante 10-15 minutos por cada lado. Un poco según el grado de dorado que queramos conseguir.



- Ya veréis qué pasada! Quedan de escándalo, crujientes por fuera, jugosas por dentro y llenas de sabor. Simplemente maravillosas!



Qué las disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina



miércoles, 29 de agosto de 2018

Patatas especiadas al horno


Hace unas semanas os traía unas deliciosas hamburguesas veganas de judías y quinoa y su fabulosa salsa. Pues bien, me quedaba por enseñaros la guarnición con las que las acompaño. Si os comentaba entonces lo fantásticas que son las hamburguesas, os cuento hoy que esta guarnición no las desmerece en lo más mínimo. En serio, no habéis probado nada igual. Quedan espectaculares y yo de hecho he de reconocer que me he vuelto adicta, jeje. En serio! Más fáciles imposible y además os enseño un truquillo para hacerlas en nada de tiempo. Más sanas que las patatas fritas al no ir fritas y llevar muy poco aceite y mucho más buenas. De verdad, van a cambiar vuestra vida :)



       INGREDIENTES 
  • Patatas (las cantidades, según el número de comensales)
  • Comino en polvo 
  • Pimentón dulce (o ahumado)
  • Pimienta negra molida
  • 1 pizca de jengibre en polvo (opcional)
  • Sal
  • Aceite de oliva



        
        PREPARACIÓN 


- Lavamos y pelamos las patatas (con piel también quedan muy buenas). Las cortamos en gajos  (o en la forma que nos guste).





- Hay dos maneras de hacerlas. Condimentarlas y meterlas directamente al horno, como hice yo esta vez, o, meter primero las patatas al microondas, unos 4 minutos. Después las condimentamos y al horno. De esta forma el tiempo de horneado disminuirá considerablemente, quedando tan ricas como de la primera manera. 
Si decidimos meterlas al microondas primero, lo haremos tal cual, sin añadir nada. Una vez estén cortadas en gajos. Después del microondas, las ponemos sobre una fuente de horno con papel vegetal y las condimentamos al gusto. Mezclamos.

- A continuación, añadimos un chorro de aceite de oliva (sin pasarse) y mezclamos otra vez. Metemos al horno ya caliente a 200º C durante unos 40 - 50 minutos (si no las hemos metido primero al microondas) o durante unos 20 - 25 si están precocidas. A mitad de tiempo las removeremos para que se doren uniformemente, por todos los lados. El tiempo es orientativo, puede variar según el horno. Cuando veamos que las patatas tienen el tono dorado y el aspecto crujiente que nos gusta las sacamos y servimos inmediatamente (cuidado que queman!)

- Servimos con ketchup, salsa especial de hamburguesa o la que más nos guste. O sin nada, porque están tan buenas y tienen tanto sabor que no necesitan condimento alguno para disfrutarlas al máximo. Fabulosas!


Qué las disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina



miércoles, 1 de agosto de 2018

Espirales con gambas y setas


Hoy vengo con una idea fácil y rápida para comer uno de esos días en que no sabes muy bien qué hacer. Un plato que requiere poco ingredientes y queda buenísimo. Y es que a cuando no apetece un buen plato de pasta? Además, este de hoy es más bien ligero, que ahora con el calor se agradece, sin tanta salsa, que suele ser lo habitual al pensar en estos platos. A mi la pasta rehogada, o con un rehogado por encima me encanta y me parece ideal para comer un plato nutritivo, sabroso y no muy pesado. Así que vamos a ello, que ya me está entrando hambre! :)



       INGREDIENTES 
  • 1 par de puñados generosos de pasta en espirales (o la que prefiráis) por persona
  • 1 paquete de mezcla de setas congeladas (yo compro uno del Aldi que sale muy rico)
  • 1 bolsa pequeña de gambas congeladas ya peladas
  • 1/2 cebolla pequeña
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • Sal al gusto
  • Perejil al gusto
  • Pimienta negra molida al gusto
  • Queso parmesano en polvo 



        
        PREPARACIÓN 



- En una sartén con un poco de aceite caliente, ponemos a dorar la cebolla bien picada.






- Cuando tenga color, añadimos las setas y gambas congeladas. Mezclamos bien. 





- Cuando estén prácticamente descongeladas del todo, salpimentamos y añadimos perejil al gusto. Removemos y dejamos hacer. tapando y destapando, según nos haga falta hasta que quede todo bien hecho. Solo nos llevará unos pocos minutos.





- Mientras se hace la mezcla de setas y gambas, cocemos la pasta en una cacerola con agua y un poco de sal.






- Cuando esté todo listo, colocamos la pasta bien escurrida en un plato y sobre ella una buena cantidad del rehogado de setas y gambas. Espolvoreamos queso rallado por encima... y a comer!
Rico, rico!


Qué las disfrutéis! :)

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina