miércoles, 22 de marzo de 2017

Galletas de centeno con chocolate y aceite de oliva virgen extra


Hoy vengo con una de esas recetas de galletas ricas, ricas de verdad. Pero de verdad: increíbles. Quedan taaan bien!!! Además, con esta receta participo en el concurso del 6º aniversario de Thermofan, el blog de Marisa, de donde saqué la receta (aquí). Cómo me alegro de haber elegido esta receta porque en serio, (por si no lo he dejado ya lo bastante claro) qué buenas están estas galletas! Encima derrochan salud por todos lados: avena y centeno integrales, chocolate negro, aceite de oliva virgen extra... y quedan preciosas. Lo tienen todo. Si queréis sorprender con unas galletas ricas, ricas y sanas, sanas ésta es vuestra receta! 



Volviendo al concurso de Thermofan, Marisa nos pedía que eligiéramos una receta del blog y la hiciéramos, modificando a nuestro gusto si queríamos, pero respetando las recetas tradicionales. En lo referente a estas galletas no había mucha opción. Cuando algo es perfecto, para que cambiarlo, no? Así que el mayor cambio que he hecho ha sido poner algo menos de leche y añadir la miel, como se sugería en la receta. Marisa, yo tampoco tomo miel así que lo que e añadido es un sirope que suelo usar a menudo en su lugar, que parece miel pero no lo es, está hecho a base de edulcorantes (algo menos dulce) y siempre queda genial porque la consistencia es igual. Así que si te sirve, aquí te lo dejo. Y ya para terminar y poenrnos con la receta solo quiero felicitar, felicitarte Marisa, por esos 6 años de blog, por compartir tus recetas pero también tus vivencias, tus maravillosas palabras... todo! Espero que celebres otros 6 y muchos más y yo intentaré estar ahí para verlo. Un beso grande!

Y ahora vamos con la receta. Para unas 20-22 galletas:



       INGREDIENTES 
  • 100 gramos de harina integral de centeno
  • 100 gramos de copos de avena integral
  • 100 gramos de azúcar moreno (yo edulcorante Sukrin equivalente in igual proporción)
  • 5 cucharaditas colmadas de cacao
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 50 gramos de chocolate negro
  • 40 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • 70 gramos de leche desnatada
  • 20 gramos de miel (yo sirope equialente en igual cantidad)


        
        PREPARACIÓN 

- En un bol mezclamos la harina de centeno, los copos de avena, la sal, edulcorante, cacao y bicarbonato. Con un procesador de alimentos o la batidora, lo trituramos bien.




- Lo devolvemos al bol y añadimos el chocolate rallado o triturado. Mezclamos.





- A continuación, añadimos el aceite de oliva, la leche y la miel y mezclamos hasta obtener una masa homogénea y compacta. Es más fácil amasarla con las manos.




- Hacemos bolas de igual tamaño con la masa y las vamos colocando sobre una bandeja de horno con papel vegetal. Con la palma de la mano las aplastamos o achatamos un poco para darles forma. 



- Cuando tengamos todas, metemos la bandeja al horno ya caliente a 170-175ºC arriba y abajo, unos 13 minutos. Separad un poco las galletas entre sí porque crecen bastante.




- Pasado el tiempo, sacamos las galletas y las dejamos enfriar sobre una rejilla. 


- Luego las mantendremos en una lata. Así aguantan muchísimo tiempo y se mantienen fenomenal, como recién hechas. Y cuando abres la lata sale un aroma a chocolate que quita el sentido. Unas galletas rústicas, que aunque por apariencia pueden parecer duras cuando las muerdes ves que son super tiernas (aunque pasen los días!), con un sabor realmente maravilloso. De verdad, de las galletas más ricas que he probado. Me estoy dando unos desayunos de lujo con ellas! :)


Qué las disfrutéis! :)
    

Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina


10 comentarios:

  1. Hola María. Me alegra muchísimo que te hayan gustado. No a todo el mundo le va este tipo de galletas tan sanas y poco dulces. Te han quedado muy bien y con ese craquelado tan chulo.
    Es verdad que aguantan bien en la lata. Yo tengo ganas de repetirlas.
    Muchas gracias por tus cariñosas palabras. Te aviso cuando haya que votar.
    Besos y gracias por participar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Marisa! Es un placerte leerte a menudo y probar tus recetas y participando en el concurso de tu aniversario me siento un poco parte del blog también :) Un beso muy fuerte y de nuevo, felicidades!

      Eliminar
  2. Estupenda receta con ingredientes de lo más saludables. Creo que las voy a hacer, pero quizás use miel "de verdad". Un aplauso por la receta y por tu interpretación de ella. C.H. Lanchas. decomeryleer.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Me han encantado María, cuando Marisa las preparo ya le dije que me encantaban, las tuyas igual de bonitas y ricas, con bocados así no es necesario privarte, me han encantado...Bess

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Esther! Es un placer tenerte una vez más por aquí y que te guste la recet :) Mil besos!

      Eliminar
  4. ¡Qué chulas! A mí lo que me pasa es que cuando leo "centeno" pienso en el "rugbrød", que no me gusta mucho, pero si tú me dices que quedan buenas, que no te quepa duda que las voy a preparar ;) Mil besos

    ResponderEliminar
  5. Uf sigo aquí, pero es que me he entretenido con las fotos y de pensar en cuando ese chocolate rallado se funda... ¡Cómo tienen que quedar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Pues sí! y deja un olorcillo que te mueres. Buenas no, quedan buenísimas! Y de verdad, el centeno no se nota nada. Y si aún así dudas, ponle otra harina... de espelta por ejemplo. Aunque no queden igual seguro que también salen genial. Pero en serio, nada que ver, ni de lejos, con el rugbrød. Y encima es que se mantienen como recién hechas! Las hice la semana pasada y en la lata siguen iguales. Ni endurencen ni se quedan blandengues. Y de nuevo, al abrir la lata, sale un olor que es gloria pura, jeje! Mil besos!

      Eliminar
  6. La verdad es que dicen ¡cómeme! con ese colorcito y además sanas. BSS!

    ResponderEliminar