domingo, 22 de noviembre de 2015

Galletas de avena y puré de manzana



Hace unos días encontré esta receta en el borrador del blog, de la época danesa. Me había olvidado por completo de ella, jeje. La idea me la dio mi amiga Bergua, con unas galletas de solo dos ingredientes: copos de avena y plátano, y como yo en ese momento no tenía plátano a mano y sí puré de manzana, se me ocurrió que podía quedar bien también.Y así fue! El resultado son unas galletas abizcochadas, blanditas, y muy suaves. Yo les añadí canela a unas y chips de chocolate a otras, y quedaron realmente buenas. Os animo a que las probéis, con apenas dos ingredientes y el complemento que os guste, tendréis un desayuno o merienda sano y delicioso. Sin azúcar añadido, sin lactosa, sin gluten (mirad la avena) y sin apenas grasa. Fantásticas!
Para unas 12 galletas:



       INGREDIENTES 
  • 200 gramos de copos de avena (de los cuales 80 en harina y 120 en copos. O mitad y mitad)
  • 350 gramos de puré de manzana sin azúcar (solo manzana)
  • Opcional: 20 gramos de chips de chocolate (en mi caso sin azúcar), canela, frutos secos, vainilla o lo que más os guste.



        
PREPARACIÓN 


- Con la batidora o un robot de cocina molemos parte de los copos de avena (sin  tenéis harina de avena, os ahorráis el paso y es aún más rápido). Ponemos la harina y los copos de avena en un bol y añadimos el puré de manzana. Removemos bien hasta obtener una pasta lo más homogénea posible. La base de las galletas ya está lista.


- Ahora, según lo que nos apetezca, añadimos los complementos. En mi caso añadí: por un lado canela sobre las galletas ya formadas, y por otro chips de chocolate (sin azúcar añadido) que mezclé antes de formar las galletas. Una vez listas las galletas, se meten al horno precalentado a 200º C unos 30 minutos (o algo más) según la potencia del horno. En cualquier caso las vamos mirando. Cuando estén doradas por fuera y tiernas por dentro ya están listas. 


- Las sacamos del horno y las dejamos reposar sobre una rejilla para que no se reblandezcan demasiado (ya son más bien blanditas de por sí).


- Podemos comerlas en el momento o guardarlas en una lata o tupper. Si es así, yo recomiendo calentarlas un poquito cuando las vayamos a comer. Quedan genial- Ricas, ricas!


Qué las disfrutéis! :)


Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina


No hay comentarios:

Publicar un comentario