viernes, 10 de abril de 2015

Bacalao con tomate


Esta es una receta que mi madre prepara siempre para comer el viernes santo, aunque como nosotros nos íbamos de viaje yo la hice el fin de semana anterior. Gracias mamá por el estupendo bacalao que me enviaste! Estaba de escándalo! :) 
Una receta super sencilla que está para chuparse los dedos. El gran secreto de su éxito, diría que la salsa de tomate casera, claro. Como siempre. Y por supuesto la calidad del pescado. En cualquier caso, una maravilla para comer todo el año, no solo en Semana Santa :)




       INGREDIENTES 
  • Lomos de bacalao fresco o salado (que desalaremos antes de cocinarlo, claro) (en mi caso salado, me gusta más)
  • Pimientos rojos para asar
  • Salsa de tomate casera (receta aquí)



        PREPARACIÓN 

- Si utilizamos el bacalao salado, unos días antes de preparar el plato deberemos ponerlo a desalar en agua. Yo lo dejé 48 horas sumergido en agua, cambiando el agua varias veces al  día. En cualquier caso se va notando como pierde la sal, así que fijaros y según la pinta lo dejáis algo más o menos según necesite.

- Una vez listo el pescado, tenemos que preparar la salsa de tomate. Si la utilizáis comprada, ya lista, o la tenéis preparada de antemano, no se tarda nada. Yo como siempre recomiendo hacer la salsa casera. Queda mucho más rica. Mi receta de la misma la encontráis pinchando aquí. Lo único que tenéis que tener en cuenta es que el bacalao, aunque desalado, queda sabroso, así que echad muy poca o nada de sal porque si no el plato os puede quedar salado. Es mejor rectificar de sal al final si fuera necesario (no creo que suceda).



- Por otro lado tenemos que asar los pimientos. También los podéis comprar ya asados, pero a mí me gustan más los que aso en casa y no cuesta nada. También os enseño como lo hago aquí, eso sí, no hay que hacer el paso final de aliñarlos con ajo y aceite, claro. Los pelamos y cortamos en tiras, nada más.





- En una cacerola ponemos los trozos de bacalao (cantidad según número de comensales).





- Añadimos los pimientos en tiras por encima. 








- A continuación la salsa de tomate, y ponemos al fuego. 






- Cuando empiece a hervir bajamos un poco y dejamos cocinar a fuego más lento (que hierva, pero no fuerte), tapado, unos 10 - 15 minutos, hasta que se haga el bacalao. Hay quien frie en harina el bacalao antes, mi madre en tiempos lo hacía así, por miedo a que se rompieran los lomos, pero luego dejó de hacerlo y vimos que no cambiaba nada. Si se hace a fuego lento no se rompe y en mi opinión queda aún más rico. Con todo (y solo) el sabor del pescado. Y no necesita más. 

- Apartamos del fuego y dejamos reposar un poco. Si lo hacéis con tiempo os recomiendo que lo dejéis reposar, hacedlo mejor de un día para otro. Queda todavía mejor.

Para acompañar, un arroz blanco cocido le va divino. Mezclado con el tomate queda rico, rico. Nosotros nos pusimos las botas! :)



Qué lo disfrutéis! :)


Si quieres, también me encuentras en Facebook :-)
https://www.facebook.com/Minscocina


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada